Consejos de mantenimiento

Muy resistente al calor y a la sequía, la Dipladenia Rio rechaza la sombra y las temperaturas inferiores a 5ºC, y muestra toda su belleza cuando se encuentra a pleno sol. Para que se conserve bien, riéguela de forma regular, en cuanto vea que la tierra se seca, pero procure no hacerlo en exceso.

Un truco: nutre tu Dipladenia Rio con un poco de abono cuando la siembres o cuando la tengas que trasplantar. Así favorecerás la floración y conseguirás flores en colores muy vivos. ¡Garantizamos un efecto luminoso!